martes, 27 de septiembre de 2011

Why Evolution is True

Vamos a comentar un libro, que este blog esta perdiendo su tonillo cultureta.

Why Evolution is True. Jerry A. Coyne. Penguin (2010 Reprint). 304 páginas.

Este es un libro que podéis encontrar también en español.

Por qué la Teoría de la Evolución es Verdadera. Jerry Coyne. Critica. 2009. 364 páginas.

Pero ya sólo con ver el título de la traducción recuerdo por qué leo originales siempre que puedo: la Evolución no es una teoría, es la Verdad.

Why Evolution is True es uno de esos libros sobre cuyo contenido no es preciso hablar, pues es conocido por todos, incluso por aquellos que están en desacuerdo. No contiene nuevas revelaciones. El inicio, la trama y el desarrollo se saben desde la primera página.

¡Qué rollo!. Yo ya sé que la teoría de la evolución es verdad, ¿por qué voy a leer un libro que me diga lo que ya sé?.

Hay muchas razones para leer Why Evolution is True, pero la primera que se me pasa por la cabeza es meramente que aumentar nuestro conocimiento, en sí, no puede ser malo. Este es un libro de divulgación científica. Es decir, es ciencia explicada de manera que incluso las personas que no estamos familiarizados con las ciencias - yo soy de letras - podemos entender.

Y es que la segunda razón para leer el libro es que existe mucha ignorancia y conceptos equivocados acerca de la Evolución, incluso por aquellos que no la discuten. Creo que no hay mejor prueba de lo que digo que el título equivocado que este libro ha recibido en su traducción al castellano. Refleja a la perfección la timidez con la que en España se defienden posturas basadas en ciencia y en hechos, algo que no nos podemos permitir puesto que, como ha demostrado el show católico de este agosto en Madrid, los defensores del fanatismo y la ignorancia cubren su falta de argumentos haciendose ver y oir con estridencia tal como nos recuerda la película Inherit the Wind. "Con los estandartes ondeando y los tambores redoblando marcharemos hacía atrás. ¡Hacia atrás!".

La razón, la lógica y el laicismo rara vez han necesitado de tambores y estandartes. Avanzan de manera inexorable y relativamente silenciosa. Y es por eso mismo que siempre se encuentran en peligro frente a la ignorancia vociferante. Creer en la Evolución no es suficiente para evitar caer en el fanatismo, hay que conocer la Evolución. Y este libro es un medio accesible para lograrlo.

Y si a alguien le interesa, o sigue teniendo dudas, no tiene más que seguir la bibliografía al final del texto.

Una última observación. A muchos de los que lean esta y otras entradas en mi blog les podrá parecer que, por mi asociación de las palabras "paleto" e "ignorancia" con la religión, desprecio a las personas de creencias religiosas. Nada más lejos de la verdad. He crecido y me he desarrollado - como la casi totalidad de los españoles - en un ambiente de catolicismo decadente (en cuanto a su poder). Mis padres son personas creyentes, lo mismo que mis abuelas, y otros familiares y amigos a los que aprecio bastante. Su religiosidad es parte de lo que son, yo los acepto como tales, y no siento ninguna urgencia por cambiar sus creencias si ellos mismos no desean hacerlo. Despreciar a las personas de creencias religiosas implicaría despreciar a todas estas personas a las que quiero.

En cambio sí desprecio a las personas que, siendo creyentes, pretenden igualar sus creencias con el conocimiento, y hacer pasar lo primero por lo segundo confundiendo y mintiendo. Mil perdones, pero eso no puede ser así. La fe y el conocimiento son cosas totalmente opuestas. Donde una comienza la otra termina. La fe exige creer en algo independientemente de las pruebas a favor o en contra. El conocimiento se nutre de lo que vemos, oímos, sentimos. De lo que nos rodea. La fe exige creer, y se puede creer tanto una verdad como una mentira, pero saber, lo que es saber, sólo se puede saber la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada