domingo, 28 de junio de 2015

CAFE 2015

El 19 de junio por la tarde se reunieron en el Albergue San Fermin de Madrid un total de 12 jugadores de 5 nacionalidades diferentes para disputar la tercera edición del Campeonato Abierto de Friedrich de España. Entre ellos destacaba una vez más el propio diseñador del juego, Richard Sivel. Las rondas clasificatorias supusieron 12 partidas en 4 rondas de 3 partidas cada una, jugándose la última el domingo 21 por la mañana.

La organización de este campeonato ha estado bajo mi responsabilidad, por lo que en el resumen de las partidas que sigue soy un mero narrador. 

En la mencionada tarde del 19 se jugo la primera tanda de partidas:

Partida #1. En esta mesa el debutante Wolfie comenzaba su torneo como Federico, consiguiendo mantenerse en el tablero durante 12 rondas hasta que la victoria fue para R., quien repite del año pasado y que jugaba con Austria. A pesar de no sufrir recortes de subsidios, Prusia aceptó demasiados combates en demasiados frentes, a menudo en desventaja numérica. Aún así, en su debut Wolfie consiguió ser el prusiano con mayor aguante de la tarde.

Partida #2. Elisabeth nos dejó en el turno 6 en esta partida. Que a pesar de ello Prusia aguantase únicamente hasta el turno 11 demuestra una vez más que un jugador no depende únicamente de las cartas del destino, sino también de su habilidad. Ringard se llevó esta partida para Francia. Presionó con sus 3 generales contra Magdeburgo de cabeza y dejando detrás un general hannoveriano que después fue eliminado.
Partida #2. Francia y Prusia luchan su última batalla por Magdeburgo. Al final fue Ringard quien tenía más corazones.
Partida #3. "¡Esta es una mesa de final!" protestó con razón Andrew al saber que le tocaba jugar como Prusia contra Sivel, Anton, y C_M. Todos ellos campeones y/o finalistas de ediciones anteriores. La desmoralización ante el nivel probado de sus adversarios fue probablemente la causa principal para el colapso prusiano tras 9 turnos, al que parece que el abandono de Suecia en el turno 6 no afectó. Ya para el turno 4 Andrew había decidido hacer su defensa en el sector de picas de Silesia con una triple pila de tropas que, sin embargo, no tenía más que 17 puntos. Sajonia fue rápidamente ocupada y Anton se concentró en machacar sistemáticamente a los prusianos concentrando fuerzas superiores. Al irse quedando si cartas de picas en la mano se fue retirando paulatinamente hasta ser expulsado del último objetivo. La victoria fue para Anton con Austria.

El sábado 20 llegó el plato fuerte de la jornada, con  6 partidas en dos tandas de mañana y tarde.

Partida #4. Tras perder ante R. el día anterior, con esta partida llego el momento de la venganza de Wolfie. Prusia aguantó 13 turnos en esta partida, sufriendo una reducción de subsidios en el turno 8. Con un desgaste constante de cartas, R. fue cediendo terreno de manera igual en todas partes a la espera de que alguno de los aliados terminase abandonando la guerra. Para cuando Francia conquistó Magdeburgo al cercar y destruir una pieza prusiana, Rusia y Austria se hallaban también a una sola ronda de ganar también.
Partida #4. Justo antes de acabar la partida en derrota, Prusia esta acorralada por todas partes por sus enemigos.
Partida #5. Con Sivel al timón de Prusia no había de que hablar. Su dominio fue total. Dejó una defensa débil en Silesia y se concentró contra Austria. Apilo a los hannoverianos en Magdeburgo con su tren de suministros cubierto al este. Inicialmente sólo Rusia parecía estar empujando a los prusianos hacía Berlin, conquistando todos sus objetivos tras de sí. El manotazo prusiano llegó en el turno 8, cuando cercó y destruyó 34 puntos de tropas rusas y austríacas en dos cercos simultáneos. Tras eso a los adversarios de Federico les quedaron muy pocas ganas de volver al ruedo, y los turnos que siguieron hasta terminar la partida en el 22 fueron un paseo para el diseñador del juego.
Partida #5. Dos cercos simultáneos de rusos y prusianos dirimen prácticamente el resultado de la partida.
Partida #6. C_M tenía como prusiano en esta partida un trío de buenos jugadores, pero consiguió sortear la prueba terminando la partida - y el tiempo en su reloj - en 23 turnos. Ciertamente la marcha de Francia - dirigida por Anton - en el turno 8 fue una ayuda importante que permitió a Prusia contraatacar contra Austria en corazones. Rusia fue detenida durante largo tiempo en Prusia Oriental por un general prusiano asentado en Soldau. Tras lo cual se demoró aún más en atacar en el área de Kammin.

Partida #7. Con un final emocionante en el que Austria - llevada por Andrew - estuvo muy cerca de ganar, Bjorn consiguió la primera victoria con Prusia de toda su vida tras 21 turnos. Prusia llevó rápidamente un apilamiento triple a Sajonia. En el oeste Francia sufría graves derrotas que le obligaron a recomprar sus 20 puntos de tropas. También parece que Rusia fue contenida por falta de cartas de tréboles en esta partida.

Partida #8. Con Anton en el trono prusiano la victoria de los azules es casi segura. Y esta partida no fue una excepción, con un dominio tan grande de la situación que incluso Austria - llevada por el novato Wolfie - se vio empujada a la defensa. Francia abandono en el turno 10 y Rusia - liderada por Sivel - quedó tan bloqueada por una defensa de Prusia Oriental desde Soldau que envió a un general a Silesia a la desesperada para intentar desbloquear la situación. Este tipo de intervenciones suelen ser muy molestas para el prusiano, pero aparentemente Anton no tuvo inconveniente en sortear la amenaza y llevarse el triunfo al cabar el turno 21.

Partida #9. La única derrota prusiana de la tarde del 20 la sufrió Mark tras 17 turnos en los que aguantó frente a un destino aciago, con un recorte de subsidios en el turno 8 y una zarina empeñada en aguantar vivita y coleando hasta la el turno 16. Si bien los rusos de Ringard habían avanzado con gran presteza al inicio de la partida, se quedaron parados en seco en el área de corazones en torno a Küstrin, donde Mark decidió hacer su última defensa. Del desgaste sufrido por las luchas constantes y la tenacidad de sus enemigos se benefició R., quien se llevó la victoria con Francia.

El domingo 21 por la mañana dio comienzo la última ronda de partidas, que era determinante en muchos casos para determinar quien iba a acceder a la final.

Partida #10. En esta mesa Prusia, dirigida por Ringard, se enfrentaba a un triplete de ases con Anton como Rusia, Richard como Austria, y Mark como Francia. Cuando Ringard lleva a Federico, la partida es a menudo larga y muy disputada. ¡No así esta vez!. La situación comenzó pronto a irse de las manos para el prusiano, que llevo a cabo algunas medidas extraordinarias - como ḷlevar un hannoveriano a Sajonia - para contener la situación. La muerte de la zarina en el turno 6 no redujo el peligro para el bando azul, y en el turno 10 Francia se llevaba la victoria.

Partida #11. Esta partida duró hasta pasadas las 4 de la tarde. Friki llevaba a Prusia y junto con R. - con Rusia - y C_M - con Austria -, los tres se jugaban el acceso a la final en esta partida mientras que Andrew se quedaba fuera de esta carrera a tres bandas. La zarina dejaba el juego en el turno 10, y Francia lo hacía en el turno 14. Entre ambos eventos caía una reducción de subsidios a Prusia. Austria dedicó mucho tiempo a limpiar Silesia, llegando a perseguir a los prusianos hasta Polonia, antes de poder volverse hacia Sajonia donde C_M hizo intentos desesperados para romper la defensa prusiana. En ello estaba cuando salió el evento que permite a Prusia y Austria intercambiar cartas. Prusia robó la única reserva que C_M mantenía en su mano en un momento decisivo, y dejó prácticamente zanjada la partida derrotando a los asaltantes austríacos.

Partida #12. JM optó por una opción ofensiva para forzar una partida breve. Consiguió este objetivo - la partida duró 9 turnos - pero no la victoria. La ofensiva se detuvo en el turno 7 por una reducción de subsidios y tras conquistar sólo 3 objetivos de 14. Pero para entonces la defensa prusiana estaba bastante desestabilizada. A Rusia se le olvidó guarecer Prusia Oriental y en consecuencia se levantaron dos objetivos de los que había conquistado allí. A pesar de este alivio, JM no pudo evitar que Bjorn ganase la partida con Francia.

Tras esta última partida el propio Bjorn era el primer clasificado para la final y quien tenía la primera opción de escoger bando. Prefirió quedarse con Austria y ello dejo a Prusia en manos de Anton, que es seguramente el mejor jugador con Prusia que hay en todo el planeta. Mark se quedó con Rusia en la primera final que a la que llegaba, y C_M - el eterno finalista - se quedaba con Francia.


Una vez más fue una partida larga de 23 turnos y 6 horas de duración. Esta vez los Poemas y Lord Bute salieron en los turnos 6 y 8, y recortaron las cartas por turno de Prusia de 7 a 4. Rusia se fue en el turno 16 y Suecia en el 17. Anton sudo tinta china y estuvo contra las cuerdas durante la mayor parte del tiempo, pero siempre encontró una forma de salir del apuro y continuar en el ajo. Para más inri, a los aliados se les acabo el reloj pronto, cuando a Prusia le quedaba media hora. Entonces empezaron a cometer errores mientras que Anton se tomaba su tiempo para meditar cada jugada.
En el este Rusia tardó, en mi opinión, demasiado en comenzar a atacar. No empezó hasta la ronda 5 ó 6. Eso sí, una vez empezó el desgaste a Prusia fue bastante persistente. Se luchó sobre todo en el área de Kammin (en tréboles, al noreste de Berlin). Después de forzar al ruso a una retirada tras un combate en tréboles, la pieza P7 siempre se refugiaba detrás de una frontera de corazones o de picas. Mark tardó un rato en traer adelante un tren de suministros que bloquease una de las salidas del cuadrante. Para cuando lo consiguió creo que ya no le quedaban más escapatorias al prusiano. Y entones llega la zarina y se muere. Suecia siempre estuvo más o menos controlada.
En la zona de Austria hubo un buen comienzo con ataques en el turno 2 ó 3 en los que Bjorn encontró el punto débil de Prusia en Sajonia, que Anton abandonó aunque pudiendo colar un general y un tren de suministros en Bohemia. En Silesia Bjorn decidió entrar por el extremo oriental, que yo consideró una mala ruta por varias razones. Los prusianos P4 y P5 estaban allí asentados con 15 tropas. La distribución austríaca no era buena (tenía allí 17 tropas en tres generales) y tardo un tiempo valioso en hacer un "cambio de guardia" con dos generales austríacos entre Sajonia y Silesia. Cuando finalmente lo hizo atacó casi todos los turnos 21 contra 15. Llegado un momento juraría que Anton tuvo que jugar su última carta válida para diamantes - una reserva - y tuvo suerte de que a Austria también se le hubieran acabado los diamantes. Aún así Anton tuvo que cambiar de táctica y empezar a separar a sus generales para defender objetivos mediante "tijeras" y demás "tácticas de guerrillas". Más al este Anton mantenía a sus generales sobre el tablero y a distancia de los austríacos y del imperio, gracias sobre todo a ese tren de suministros de Bohemia. Así, si el imperio conquistaba objetivos en el norte el prusiano se los quitaba por el sur, y si iba por el sur a retomarlos, otro prusiano llegaba por el norte a dar por culo. Tras morir la zarina Bjorn hizó un intento desesperado que acabo con una retirada de 9 u 11 puntos y tres austríacos muertos de inanición en Polonia.
C_M dio el todo por el todo siendo el que menos opciones tenía. Al final parecía decidido a evitar a cualquier precio que Anton se llevase otra final. Comenzó bien con una buena zurra al hannoveriano en picas en el turno 3. Anton se decidió a defender con Prusia en picas. Alex se concentro en Prusia y siguió atacandola. Hannover se había asentado en el área de Minden, y pude ver que en su mano tenían un 13, dos 12s, y un 11 de corazones entre otras cartas. Tras una retirada de 5 puntos frente a Prusia a Alex le cercaron 2 generales con los hannoverianos y se los destruyeron. Después de eso volvió a la carga pero decidido a ayudar a ganar al Imperio. Eso es algo que siempre hemos animado a hacer, pero lo cierto es que si el prusiano es un poco hábil se las puede apañar para que el samaritano se interponga entre el auxiliado y su victoria. Como os podéis imaginar, Anton hizo justo eso. Aún así, el Imperio estuvo cerca de ganar.

Una partida muy interesante y emocionante hasta las rondas 20-21. No puedo decir que nadie le regalase la victoria al alemán. Esta vez se la llevó merecidísimamente haciendo gala de una habilidad suprema.

¡Enhorabuena a Anton por su segundo CAFE 15 consecutivo y muchas gracias también al resto de participantes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada