miércoles, 24 de abril de 2013

20 de abril. Última sesión del Club Friedrich antes del CAFE

El pasado sábado 20 de abril nos reunimos por la mañana para la última sesión del Club Friedrich antes de la celebración del CAFE 2013.

Para la sesión de la mañana me mantuve como espectador junto con Ringard. Así, pude seguir la partida con calma y tomar fotos de todos los turnos. Fue una partida interesante que duró 15 turnos y en la que ganó Austria comandada por JM. Rf. llevaba Prusia y creo que tuvo la situación controlada durante bastante tiempo. Tomó algunas decisiones poco usuales sobre las zonas en las que defendía, optando por algunas batallas en las fronteras entre dos sectores que le daban cierta supremacía. Sin embargo, intentó una defensa ante Austria en el sector sureste de Silesia (en tréboles) que le salió mal, y acabó dejando los últimos objetivos de Austria sin protección.


Tres turnos consecutivos de la partida. Prusia intenta defender Silesia desde Polonia, y es expulsada hacía el interior de la región rosada. Observar también como 2 ejércitos rusos pululan sin oposición por el territorio principal de Prusia, mientras que un ejército prusiano mantiene la defensa de Prusia Oriental.

Mi análisis postrero de la partida es que el experimento defensivo de Rf. no dio resultado. Cedió muy fácilmente ante el ruso la zona de Kammin-Neumark (sectores de corazones y tréboles al oeste-noroeste de Berlin) y por ello tuvo que hacer una defensa de Prusia Oriental con muchas tropas (tenía 8 puntos de fuerza allí al final). Aparte de eso, el general nº 3 con 3 puntos de fuerza permaneció constantemente haciendo guardia frente al débil sueco, lo cual considero un derroche excesivo. Suecia es fácil de neutralizar con un ejército haciendo presencia sólo ocasionalmente.

Al final todas esas tropas y generales faltaron en la zona sur, dónde JM no tuvo demasiado problema en aprovechar su superioridad numérica y expulsar a Prusia de Sajonia primero, y de Silesia después.

En la sesión de tarde hubo dos partidas. Muy cortas ambas. JM hizo de prusiano en ambas, y yo llevaba a Austria también en las dos partidas. Ringard jugó con el francés y Will con Rusia. 

En la primera Prusia tan sólo hubiera tenido que aguantar 15 turnos para proclamarse vencedora, algo que yo considero fácil de hacer. En cambio, JM aguantó 8 turnos. Atacó desde un inicio con bastante agresividad y aunque gozó de algún éxito - sobre todo contra Rusia - fue a cambio de tirar muchas cartas, lo cual le debilito más de lo que nos debilitaron a nosotros sus victorias. El resultado final fue una curiosa victoria combinada entre Francia y el Imperio. Al final de la partida Silesia estaba totalmente limpia de banderas austríacas. En cuanto me di cuenta que podía ganar con la ficha amarilla, metí tres generales austríacos en Sajonia para defender los objetivos del imperio y darle cobertura a mi "hermano menor".
¡Cerco en Silesia!. Me pilló un poco por sorpresa porque estaba ganando la partida con el Imperio en Sajonia. Sin embargo, logré salir indemne, y al turno siguiente incluso fui yo mismo quien cerco y destruyo a un general prusiano.

La segunda partida no la llegamos a acabar, aunque no hubiera durado más de 9-10 turnos. La victoria era mía o de los rusos, o de ambos. JM repitió con su agresividad inicial, y tuvo los mismos resultados más algún descuido que permitió cercar ejércitos suyos y destrozarlos.

*******************

Al día siguiente, y de regalo, quedé en el Club Dragón con C_M y otros miembros de dicha asociación para otra partida. En la asignación de papeles me tocó de nuevo Austria, y C_M se encargó de Prusia. 

La partida fue digna de ser recordada. En primer lugar porque ha sido la primera victoria de C_M con el bando prusiano, en unos agónicos 22 turnos y con una reducción de subsidios en el turno 7. Comenzó cercando y destruyendo 14 de mis puntos de tropas en Sajonia por un exceso de confianza mío (había robado muchos diamantes del primer mazo). En general no fue tan alocado como en otras ocasiones, aunque aún así hizo algunas cosas que le hubieran podido costar la partida. Por ejemplo, me atacó metiendo su ejército en Ohlau, en el sector de picas de Silesia, y de no ser por un error táctico mío (jugué una reserva hubiera podido cercarlo y destruirlo.

Pero el factor más determinante de la partida - y el que en última instancia terminó dando la victoria a Prusia - fue la inacción de Rusia. Atacó con 3 ejércitos Prusia Oriental, y pronto destaco el cuarto en dirección a Sajonia. Yo pensé que iba a ayudarme tras mi descalabro inicial, pero en lugar de eso se quedó parado allí turno tras turno. Tardó 8-9 turnos en limpiar Prusia Oriental, donde 3 puntos de fuerza prusianos entretuvieron a 14 rusos. Finalmente, cuando se aproximo a Kammin-Neumark C_M se defendió desde el sector de diamantes y derrotó al eslavo, aunque al precio de darle de nuevo vidilla a la partida.
Situación en medio de la partida. Austria expulsada de Sajonia y a la defensiva en Silesia. El ejército imperial (amarillo) está a punto de iniciar un movimiento hacia el oeste en apoyo del francés, que está bastante controlado. Tres ejércitos rusos en Prusia Oriental dejan escapar al prusiano que defendía aquel enclave, mientras que el cuarto ruso se sienta inactivo en el sector de corazones al oeste de Berlin. El sueco había comenzado a moverse, pero sería el primer país en abandonar el juego poco después.

Y es que, a cambio de perder esos 14 puntos iniciales, yo había conseguido conquistar toda Silesia menos el sector de tréboles que hay contiguo a Sajonia. Durante buena parte de la partida estuve defendiendo lo conquistado en una constante sangría de cartas, sobre todo de diamantes, que no es que me sobrasen. Entretanto el Imperio tomaba sus banderas más occidentales y se desplazaba un par de turnos en ayuda del francés, que por la inactividad del ruso tenía que soportar no sólo a Hannover, sino también a un prusiano con tren de suministros de acompañamiento.

Tras entrar en acción el ruso y reducir la mano de diamantes de Prusia, pude invadir de nuevo Sajonia. En una serie de movimientos y combates el Imperio estuvo a punto de ganar, e incluso Austria le puso las cosas "a huevo" al Imperio que ya había cambiado de manos, pero ya fuera por los nervios o el cansancio de 5 horas de partida, el jugador que lo llevaba no supo reconocer la oportunidad y la victoria (le quedaba un único objetivo) se le escapo de las manos. En los últimos turnos fui yo quien estuvo combatiendo por ganar, a falta de un único objetivo en Sajonia (Radeberg, como siempre).

A pesar de la inacción del ruso, y de algunos errores tácticos, C_M había destacado en el despliegue de sus fuerzas. Tanto yo como el francés nos topamos enseguida con ejércitos prusianos muy hinchados. Naturalmente, eso quería decir que las fuerzas que había frente al ruso eran rídiculas, pero eso no lo descubrió el ruso hasta que era demasiado tarde. Mientras tanto, C_M pudo mantenernos a los demás a raya sin tener que gastar demasiadas cartas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada