jueves, 26 de noviembre de 2009

Battlestar Galactica, el juego

Gracias a seriesyonkis.com he terminado de ver esta semana la serie Battlestar Galactica. La nueva, la de 2003.Han sido 4 temporadas, de unos 20 capítulos cada una. Eso es un porrón de capítulos y de horas mirando la pantalla del ordenador. Me ha llevado unos cuantos meses, más que nada por mi irregular acceso a internet. Tras todo ese esfuerzo, ¿algo bueno tendré que decir de la serie, no?. Tenía pensado hacer un post conjunto en el que comentaba la serie y también el juego de mesa, que hace furor en BGG. Complete una entrada comentando el juego, y ví que era muy larga. Así que decidí comentar la serie en otro post. Desafortunadamente, antes de publicar lo que tenía escrito, me hice un lío con las teclas y se borró todo.

¡MIEEEEEEERDAAAAAAAAA!

Y ahora me encuentro reescribiendolo todo, más o menos.

El origen de todo esto se encuentra en una visita que hice a las Johnyjornadas hace 8 ó 9 meses. Estas son unas jornadas lúdicas pequeñas, de andar por casa, que se celebran en la zona de Metropolitano y que tienen bastante buen rollo. En ocasiones, yo las llamo las Chorrijornadas. El caso es que llegué allí un domingo por la tarde después de comer, y - como me esperaba - me encontré a Junior en una partida de Twillight Imperium 3ª. Participando en la misma estaban la que se convertiría en su ex-novia, Fz (un viejo conocido) y un amigo de este de cuyo nombre no me acuerdo.

Al poco de llegar yo, Fz ya estaba liquidando la partida de TI3 con una victoria sobrada. Y encima se permitió señalar un error - de los muchos que TI3 tiene - en una de las tarjetas de raza. Fz es así, y a quién no le guste, que se joda. De hecho, la facilidad con la que destripa juegos es uno de sus mayores atractivos como compañero de partidas. Aún quedaba toda una tarde por delante, así que tiramos de la ludoteca de las jornadas, y acordamos jugar al BSG. Tenía ganas de probarlo, a ver que había detrás de todo ese montón de ruido que se montaba desde la BGG.


Los componentes son de buena calidad y bastante vistosos, en la línea de Fantasy Flight Games. Destaca un tablero central con un dibujo de la nave rodeado de unos sectores donde se desplegaran fichas. En el tablero también hay un espacio para otra nave secundaria (el Colonial 1), unos indicadores vitales (provisiones, población, moral, etc), y otros espacios para indicar nivel de salto hiperespacial, porculizaciones cylon, etc. Aparte, hay también piezas sueltas. Hay unas pocas de plástico para las naves, que se distinguen bien unas de otras. También hay fichas y marcadores de cartón grueso. De estos destacan las piezas que representan a los personajes y su localización. Hay también 10 tarjetas de personaje. Básicamente son de 4 tipos: 3 son "políticos", 3 son "oficiales", 3 son "pilotos" y hay un técnico. Cada tarjeta viene con una foto del aludido, sus habilidades, y un "handicap" o defecto que es lo que verdaderamente disgingue a unos de otros. Por último, también hay cartas. Muchas cartasy de diferentes tamaños. Hay unas cartas "de alineamiento" que marcan quien está en cada bando. Otras cartas muy importantes son las de acción, en 5 colores, que funcionan como recursos y son el motor del sistema de juego. También son de destacar las cartas de Crisis, que trazan la historia de la partida. Hay también otros tipos de cartas, pero se utilizan menos de forma que ya ni me acuerdo.


¿Cómo funciona todo esto?. El objetivo del juego es, para los humanos, completar el viaje hasta la Tierra. El de los cylon es impedirselo. Juego cooperativo por equipos. Al comienzo del juego cada jugador recibe una (o dos) cartas de alineamieto. Si una de ellas pone "eres un cylon" eres un cylon para el resto de la partida, si no, respira que eres humano. Naturalmente, los que sean cylon se tienen que quedar callados y no revelarse. Hay una serie de "saltos hiperespaciales" que acercan a Galactica y a la humanidad hacia su destino final. La forma de superar cada salto es pasar por una crisis. En cada turno, el jugador en fase roba las cartas de acción que le corresponden, realiza 1 ó 2 acciones dependiendo de la zona del tablero en la que se encuentra, y roba una carta de crisis a ver que pasa. La carta plantea un reto al conjunto de la tripulación, y para superarlo - haciendo un "chequeo" - se han de poner en juego cartas de acción de ciertos colores. Si se ponen de otros colores joden más el chequeo. Según sea el resultado del chequeo se paga un coste en los indicadores vitales y se avanza un espacio en las casillas de progresión del salto. Normalmente, el chequeo es el único momento en el que el cylon de turno puede intentar hacer la puñeta sin que nadie este mirando que hace. La aportación de cartas se hace boca abajo, y la aritmética que permitiría calcular cuantos cylon hay se complica aportando dos cartas de un mazo que contiene todos los colores. Las cartas, además, se barajan para que no se vea quién ha aportado qué carta. Una vez superado/fracasado el chequeo, se termina el turno y se pasa al siguiente.

Si se logran superar suficientes crisis y saltos, la Humanidad llega por fin a la Tierra y gana. Si uno solo de los indicadores vitales llega a 0, pierden. También pueden perder por abordaje cylon de Galactica. Naturalmente, cualquier derrota humana supone automáticamente una victoria del equipo cylon. Estos pueden, si lo consideran oportuno, revelar su identidad y abandonar la flota humana para unirse a los cylon y hacer cosas cylon abiertamente. Toda una salida de armario. También hay que resaltar que el comienzo de la partida no es el único en el que se reparten cartas de alineamiento. A la mitad de la misma se vuelven a repartir más cartas, con lo que cualquier humano de pro puede "despertar" y encontrarse como agente cylon. Como ya habréis supuesto, esto sirve para darle más incertidumbre y emoción al juego.

Todo esto lo he sacado de la primera y única partida de BSG que jugué aquella tarde. Bastó para hacer esta reseña del juego meses más tarde. Pues si. Pero antes de explicarme, dejadme que os cuente como fué. Alarga más el post, pero lo que sucedió es la base de mi opinión.

Lo primero que hicimos fue escoger las cartas de personaje. El amigo de Fz se pilló a Baltar, Junior a Starbuck y su actual-ex a Will Adama. Yo me pillé a Sam Tigh y Fz a Helo. Nada más terminar, Fz se volvió hacia mí y de dijo, todo serio:

- No me gusta nada tu personaje. Es un borracho.

"Mmmmm... empezamos bien". Pensé yo. El alcoholismo era el handicap de mi personaje, y si lo escogí fué porque - en términos de juego - me parecía un mal menor: en el momento de hacer chequeos no podía quedarse con una sóla carta en la mano. Tras esto, repartimos las cartas de alineamiento. Yo era humano. Os lo juro.

La partida comenzó. Toma de cartas. Acciones. Crisis. Chequeo. Siguiente. Toma de cartas. Acciones. Crisis. Chequeo. Siguiente. Toma de cartas. Acciones. Crisis. Chequeo. Siguiente. Toma de cartas. Acciones. Crisis. Chequeo. Siguiente. Toma de cartas. Acciones. Crisis. Chequeo. Siguiente...

Todo iba bien. Algún nivel vital bajaba un poquito. Pero logramos hacer 2/3 del camino sin demasiados problemas. El presidente Baltar no pudo menos que declarar que el cylon de a bordo debía ser mariquita. ¿Un intento de provocarle para que se revelase?. No. Era la realidad. Aquello era un coñazo. 2/3 del camino recorridos y no pasaba gran cosa. Si a esto le sumamos las carantoñas entre Junior y su futura ex (¡ah!¡tiempos de vino y rosas!), el ambiente del juego parecía más bien una recreación de la serie "Love Boat" que de BSG2003.

¡Hola chicoooos! Bienvenidos a Galactica. ¡Que tengáis un feliz crucerooooo!

Con este panorama, la única forma de romper el tedio era hacer la primera estúpidez que se te pasase por la cabeza. Y la primera estúpidez que se le paso por la cabeza a la mayoría - empezando por Baltar - era encontrar al cylon. Porque lo único claro es que tenía que haber alguno, aunque apenas pudiese hacer nada.

Total. Tras unas cuantas pesquisas, Baltar utilizó su habilidad especial y miró la carta de alineamiento de Fz/Helo, y declaró de forma bastante convincente que había encontrado al puto cylon. Este es el momento en el que, tradicionalmente en las partidas de BSG, Helo tendría que haberse puesto a gritar y a decir que quién le acusaba (Baltar) era en verdad el cylon y que estaba intentando quitarselo de en medio. Sin embargo, Fz es ya bastante mayorcito (lo mismo que yo) para entrar en esta clase de juego infantil de "tú más". No protestó ni nada. Tocaba mi turno y todos me imprecaron para que gastase mi acción en meter a Helo en chirona. Pasé de hacerlo. No veía ninguna necesidad. El juego ya era aburrido con el enemigo caminando entre nosotros, y meterlo en el calabozo no parecía que fuera a hacerlo más animado. Además, odio que me digan lo que tengo que hacer. Naturalmente, la consecuencia fue que todo el mundo me declaró inmediatamente como cylon. Proteste por mi inocencia sólo un poquito más que Fz, y sin mucha gana. Estaba claro que yo era culpable dijera lo que dijera.

La cosa empezó a animarse. Helo/Fz fue el primero en estar a la sombra, y yo el siguiente. Con 2 de 5 jugadores en el trullo se superó una crisis y se dió otro salto. Se repartieron nuevas cartas de alineamiento. Yo seguía siendo humano. Helo, en cambio, había recibido una segunda carta cylon. Utilizó una habilidad especial de su cylon para colarle esta carta a Baltar y convertirle en agente cylon, al tiempo que él mismo se piraba de la flota y empezaba a dar por culo abiertamente. El Baltar cylon se quedó a pesar de que todos sabíamos que era cylon. Le convenía porque tenía unificados los cargos de presidente y almirante. Podía tomar decisiones que afectaban a la flota humana y, naturalmente, eran todas decisiones malas para la flota. Desde el calabozo yo apenas podía hacer nada. La parejita Junior - ex despertó de su letargo feliz e intentaban en unas ocasiones sacarme de la carcel, en otras sobrevivir a la crisis de turno. No consiguieron ninguna de las dos cosas. Al final "Love Boat" se había convertido en una película de Lars von Trier y la flota humana fue destruida (por abordaje cylon, creo recordar) cuando faltaba muy poco para llegar a la Tierra.

Creo que ha quedado claro que me gusta poco o nada este juego. Muchos pensarán que con solo una partida en mi haber es un poco prematuro emitir un voto definitivo. Pero en este caso el juego tiene fallos bastante flagrantes. Además, han pasado varios meses desde aquella partida y he reflexionado varias veces sobre ella y lo que sucedió. La verdad es que el sistema por el que se resuelven las crisis en BSG es bastante simplote y carente de interés. Aburre a cualquiera. Por aburrimiento es normal que la gente empiece a hacer el gilipollas. La gilipollez más habitual es la caza del cylon. No es tan necesaria. Siempre va a haber una mayoría de jugadores humanos frente a cylons, y estos no van a poder hacer nada con sus acciones que les delate, con lo cual tan sólo pueden intentar fastidiar en los chequeos. E incluso en los chequeos de las crisis se tienen que andar con cuidado. Al final, lo único que tienen que hacer los humanos para no cagarla es no meter a uno de los suyos en la carcél, que es precisamente lo que puede suceder si te pones a buscar cylons insistentemente. Totalmente absurdo.

Al final, prevalece un ambiente de paranoia por el cual cada una de tus acciones es examinada. No importa que seas humano o cylon. Hay posibilidades de que acabes en el trullo porque no le caes bien a alguien. Porque no protestas suficiente por tu inocencia, o porque protestas demasiado. No hay estrategia. Las acciones que emprendas no van a llevarte necesariamente a la victoria, con lo cual las acciones del jugador son bastante carentes de importancia en la historia. Aquí aparece el aburrimiento de nuevo. La única forma de divertirse en este juego es comportandose como un subnormal y haciendo idioteces (como la que hice yo al no meter en la carcel a Helo).

Leyendo las reseñas de la BGG, la paranoia y la sospecha son los mayores atractivos de este juego para la mayoría. Lo que este pasando a la nave o la flota es algo secundario. La verdad, si queréis jugar con ambiente la sospecha y la confusión hay juegos mejores y más baratos. Los hombres lobo de Castronegro consigue lo mismo que BSG sólo que con menos complicaciones (a tomar por culo tablero, flota, y chequeos) y a menor costo de tiempo y dinero.

Otra opción más barata es jugar al "Asesino". Coges una baraja española, repartes cartas entre los asistentes sentados en círculo, y al que le salga el as de oros hace de asesino que va matando uno tras otro a los demás jugadores hasta que le pillan y le ejecutan o él ha matado a suficiente gente. Ya está, no hay más ni tras este juego ni tras BSG. Naturalmente, el juego resulta tanto más divertido cuantas más gente participa, algo que también sucede en BSG, al cual yo no jugaría con menos de 5 personas. Otra cosa que mejora el ambiente de juego son unas cuantas bebidas, lo cual es frecuente cuando nos juntamos en casa de alguien y acabamos jugando a una cosa de estas. Y es que yo no tengo nada en contra de los borrachos, mientras no perjudiquen a otras personas.

Para los demás flipados de la serie, o de los componentes de FFG, que sigan gastándose la pasta en BSG y en su expansión "Pegasus". Yo, personalmente, me voy a ahorrar el coste y gastarmelo en unos copazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada