jueves, 30 de diciembre de 2010

Deer hunting with Jesus

Deer hunting with Jesus: Dispatches from America´s class war
Autor: Joe Bageant
Three Rivers Press 2007. 273 pág.

Un mero vistazo a este blog puede dar una buena idea acerca de mi pasión por la lectura. Terminar un libro es para mí un placer. Una buena razón de ello es que tengo la ocasión coger otro libro y, a menudo de manera inmediata, comienzar a leerlo. Ahora, por ejemplo, me estoy leyendo uno acerca de la Batalla del Mar de las Filipinas cuando hace poco me he terminado el que voy a reseñar ahora. Este ensayo sobre esta poco tratada batalla de poortaviones comienza con un prólogo de un tal Christopher Coonts que no se quién es ni que coño hace (aparte de escribir prólogos). Me han llamado la atención estos párrafos de inicio. El autor de los mismos recuerda los tiempos en los que los Estados Unidos eran el "arsenal de la democracia" y se pregunta con cierto resentimiento que sucedería ahora si la intervención americana fuera requerida de nuevo para defender el "mundo libre" de una tiranía opresora:

[...]where are the electricians, welders, and steel going to come from to build more ships?. Where will we get tanks, uniforms, rations, and weapons to equip our troops to fight our battles?. Who will build the planes to launch and fight from aircraft carriers, if we still have any of those?[...]

El prólogo refleja una realidad de la que los propios estadounidenses son muy conscientes: exceptuando alimentos, los Estados Unidos de América no produce muchísimas de aquellas cosas que consume. Y no me refiero únicamente al petróleo y otras materias primas, sino, a diferencia de los E.E.U.U. de la Segunda Guerra Mundial, ni siquiera producen manufacturas.

No creo que la situación sea tan grave, pero explicar las razones que tengo para pensar así está fuera del tema de este post. Así que otro día lo trataré... espero.

Estados Unidos. Es un gran país. Impresiona... y acojona un poco.

Siendo un ensayo, Deer hunting with Jesus también cuenta una historia. Su autor salió hace 40 años de un pueblo en lo profundo del estado de Virginia, y conoció el mundo. Al volver, en el 2004, se sorprendió de ver como todo había cambiado, a peor, para aquella gente a la que conocía. Las clases baja y media-baja no sólo no vivían igual que antes, sino que vivían bastante peor que al abandonar el poblacho. Este libro, que comprende una serie de 8 artículos, trata de explicar cómo y por qué ha sido así. Es también una denuncia de la situación, los factores, y agentes que han conducido a la misma.

La tarea ha sido resuelta con éxito, a mi entender. Finalizada la obra, comprendo mejor la realidad de ese gran país. El libro es un retrato de una capa social de E.E.U.U. que temo que pocas veces ha sido retratada de manera adecuada. Joe Bageant lo consigue gracias a:

a) Su procedencia del mismo estrato social que retrata. Conoce a la gente. Les entiende.
b) Su ausencia de 40 años del lugar del crimen: el pueblo de Winchester. Le permite comparar directamente el antes con el ahora, sin el velo de la implicación directa en los cambios.

Entre las cosas más interesantes que he aprendido está la importancia de cierto grupo de "potentados locales" - equivalentes a nuestros caciques - en la constante campaña de apoyo al reaccionarismo político. Estos "middlemen" tienen una importancia crucial en el panorama político norteamericano, y da sentido a la movilización de voluntarios de la campaña electoral de Obama como un intento de hacer llegar directamente a los votantes un mensaje diferente al del reaccionarismo.

El libro me ha abierto los ojos sobre la peligrosidad del integrismo religioso americano. No son sólo una panda de chalados contentos con predicar su palabra. Son una panda de chalados con un programa político que están decididos a imponer. A la luz de este conocimiento, la anunciada apertura de un "Parque temático del Creacionismo" en Kansas (con una reconstrucción en tamaño real del arca de Noe, siguiendo las indicaciones que aparecen en la Biblia) y el aval que ha recibido del gobernador del estado deja parecerme tan cómico.

Otra parte importante es la que habla la sanidad. No sabía que el 80% de los hospitales de Estados Unidos fueran "non-profit", algo que se puede traducir como "de beneficiencia" (ya se que Ringard no estará de acuerdo). Con tanta beneficiencia, parece raro que la cobertura sanitaria en Estados Unidos sea tan notoriamente lamentable. La verdad es que se trata de una "beneficiencia" calculada para no pagar impuestos y arrinconar a un cierto sistema de hospitales públicos (Medicare) que se establecieron hace tiempo.

También es llamativa la defensa que el autor hace del derecho de posesión de armas que disfrutan los ciudadanos de Estados Unidos. Es francamente convincente. Aunque sigo pensando que un tío que compra un arma semiautomática con cargadores de 30 balas no tiene pensado ni cazar ni defenderse de nadie, tiene pensado cargarse a alguien de manera bastante activa y está abusando del derecho que le provee la 2ª enmienda. Lo que el autor critica realmente son las campañas de control de armas llevadas a cabo de manera esporádica por el progresismo bien intencionado y mal dirigido. Un control más limitado, que se ciña a las armas "de asalto" como la que he citado podría tener más éxito.

No todo es perfecto. En ocasiones el señor Bageant no puede evitar ser algo emotivo (en inglés creo que se diría emotional) acerca de los temas que trata. Se nota un tono de rabia por la penosa situación de aquellos a los que retrata, y su perorata acerca de la épica saga de los "Scot Irish" (Irlandeses escoceses) está fuera de lugar y exagerada en sus consecuencias sobre la situación actual.

Aún con eso, la situación general que pinta Bageant en su obra parece bastante acertada. El libro no es el pináculo de la verdad, y hasta contiene unos juicios de valor. Sin embargo, ayuda a entender a ese gran país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada