domingo, 11 de abril de 2010

Mach1. Primavera de 1460

En la entrada anterior sobre esta partida hacia dos pronósticos. Uno era el ascenso de Florencia al Papado, el otro era el estallido de un conflicto entre Florencia y Turquia por decidir quien iba a ganar la partida. La primera predicción se ha cumplido, la segunda no, ¡y de que manera!. El turco no ha movido un solo turno este año y parece que ha abandonado la partida. Si esto último se confirma - ojalá este sólo de vacaciones, o algo así - la partida perdería mucho. Lo cierto es que ya ha perdido bastante en estos turnos en los que el jugador rojo no ha movido.

No creo que Napoles se queje. Estaba practicamente deshauciado, y este giro inesperado le ha devuelto al mundo de los vivos. Ahora podrá ver el final de la partida, aunque desde luego no tiene posibilidades de ganar a menos que haya más abandonos. De todas formas, la recuperación de sus territorios le puede llevar mucho tiempo.

Florencia no tiene pinta de haberse creido del todo la inactividad del turco. ¿Será una trampa?. De todas formas, el evento del año (la inactividad turca) le ha servido para contener sin problemas a Francia, que hasta ahora parece ser el único que le hace algo de frente. Por lo demás, se ha mostrado timido en el sur, y en el norte se ha limitado a apoderarse de Bologna, el único territorio papal que le quedaba. Ahora cuenta con 3 dados de ingresos por turno, y no ha dudado en bautizarse a sí mismo como el "Tío Gilito".

Francia vive, en buena parte por la inactividad de Milan, que esta plenamente dedicado a Austria. Allí tuvo la fortuna de ver como la peste le allanaba de nuevo el camino, y continua avanzando lentamente. Tal vez este año consiga terminar con Habsburgo, porque lo cierto es que le esta costando.

Venecia parece haberse reconciliado con Austria y ha conseguido que esta le apoye en la recuperación de su antiguo territorio, así es como ha entrado de nuevo en Dalmacia gracias a un transporte austriaco. Lo lógico es pensar que Austria le haya pedido a cambio apoyo en su defensa contra Milan. Si es así, esta ayuda aún no le ha servido de mucho, más allá de estorbar lan entrada de Milan en Carinthia, lo que le ha dado un turno más de vida al austriaco.

El aparente abandono del Sultán, uno de los actores principales de esta partida, ha culminado la degeneración de la misma, que había comenzado con la petición suicida de prestamos masivos por Austria y el Papado. Sin su principal contrincante, la victoria final está al alcance de Florencia. A estas alturas tan solo cabe esperar que termine con esto de una vez, que ya se está alargando demasido. Analizando los movimientos que ha hecho durante la partida, mi pronóstico es que va a tomarse su tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada