domingo, 7 de marzo de 2010

Mach1. Primavera de 1458

Me pilla el toro. Escribo estas líneas mientras se está jugando el turno de verano de 1458. Por ello mis pronósticos de lo que va a ser 1458 tienen algo de retrospectivo, porque ya se parte de lo que va a suceder.

En el mapa del inicio de 1458 algunas cosas siguen como en 1457 y otras permanecen igual. El cambio más notable está en el territorio francés. Al inicio de 1457 estaba infliltrado en territorio de Milan. Un año más tarde está arrinconado entre Milan y Florencia. Está a punto de palmarla, solo le queda Marsella, y encima con hambre. El francés aún no ha solicitado el préstamo que demorará en 2 años su debacle. Todo depende de que consiga sobrevivir a la primavera de este año.Si lo hace, pueden pasar varias cosas que no me es posible predecir. Si no, están sentadas las bases para un conflicto entre Florencia y Milán.

Al otro lado de las fronteras milanesas Austria ha dejado pasar algunas oportunidades para atacar a Milán por la espalda y se ha concentrado en machacar a Venecia. Ha podido hacerlo porque Milán también ha desperdiciado oportunidades para caer sobre Austria. Esto huele a acuerdo mutuo. El momento culminante de la guerra austriaco-veneciana ha llegado cuando en verano de 1457 Austria ha sobornado (¡24 ducados!) a la flota veneciana que imprudentemente había salido a la Laguna, y se ha apoderado de Venecia (3 ducados por año), asestándole un duro golpe a la República Veneciana.

El éxito austriaco posiblemente no hubiera sido posible sin la acción del Papado, que también se ha empecinado en atacar Venecia. Ha pagado un precio muy caro por ello, dado que Florencia finalmente ha salido de sus fronteras y ha invadido el Papado, conquistando Perugia y Roma. La ruina del Papa, que se encuentra también en la lista de eliminables, más dentro aún que Francia.

La guerra en el sur prosigue su curso separado e independiente de todo lo demás. También continúa indecisa, aunque con ventaja turca. Los dos hechos más notables en este conflicto son el préstamo de 10 ducados solicitados por Napoles para conseguirse un respiro sobornando (12 ducados) a una flota turca, y lo que parece ser la expulsión definitiva de Napoles del Mar Adriático. Napóles sigue aguantando, pero ha entrado en la espiral del dinero prestado que le va a llevar a la perdición de manera inexorable, aunque puede llegar a aguantar hasta 4 años refinanciandose con otro prestamo.

En la agenda de 1458 aparecen las muertes por asesinato bancario de su Santidad y del Archiduque de Austria en el turno de verano. Austria parece bien preparada para aguantarlo, habiendo convertido su país natal en una auténtica fortaleza de ejércitos y guarniciones. El Papa, en cambio, está muerto del todo, y no parece importarle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada