jueves, 30 de junio de 2016

Titan. Estrategias Básicas. Las criaturas.

Prosigo mi trilogía de entradas sobre estrategias de Titan con esta entrada en la que analizaremos el árbol de reclutamiento, como "trepar" por el con mayor eficiencia, y haremos un repaso de las criaturas que lo componen. Aviso que me ha quedado un artículo bastante largo. Quien quiera saltarse toda la literatura e ir directamente al grano, que vaya al apartado de "Conclusiones" justo al final del artículo.

Introducción. El Árbol de Reclutamiento.

Cuando se lee sobre estrategias de Titan, muchos de los consejos que se dan giran en torno a la composición de las legiones, que criaturas reclutar, cuando hacer una partición de legiones y cuantas criaturas han de ir en cada legión. En todas esas guías que he leído el mensaje subyacente que se transmite es que la calidad supera al número. Esta bien esforzarse en lograr reclutar la mayor cantidad posible de criaturas posible en tus legiones, pero hay que procurar también que estas criaturas sean mejores que las de los otros jugadores, y en caso de decidir entre reclutar más criaturas o mejores, hemos de decantarnos por esto último.

¿Cómo definir qué criaturas son mejores que otras?. Un buen punto de partida son los Puntos de Experiencia (PX) que otorgan cada una cuando se las mata. Este es el resultado de multiplicar sus dos factores, el de dados-resistencia por el de velocidad-habilidad. Así, las puntuaciones oscilan entre los 12 puntos de las gárgolas (4x3), los ogros(6x2), y los centauros(3x4), y los 40 puntos del Coloso(10x4), que es la criatura más poderosa que podemos reclutar. Los PX por criatura nos proporcionan un método bastante preciso y veloz de evaluar la fuerza y calidad de una legión por las criaturas que las componen.

Los PX, sin embargo, no nos cuentan toda la historia. Como veremos en la tercera entrada sobre terrenos y tácticas de combate, unas criaturas tienen más ventaja - y serán más valiosas - en los terrenos en los que son nativas frente a las que no.

También la distribución de las estadísticas de combate - que parte es dados-resistencia, y que parte es velocidad-habilidad - y si la criatura de turno tiene la habilidad de volar y/o la de disparo tienen que servirnos para evaluarla frente a otras criaturas. Podemos decir, por ejemplo, que las gárgolas son mejores que los ogros y los centauros porque valen los mismos puntos y además pueden volar. Pero, de nuevo, esto pertenece más a una entrada que trate de terrenos y tácticas.

Por lo que he leído, el factor más importante a la hora de evaluar una criatura frente a otra es qué otras criaturas se pueden reclutar con cada una. Nuestro objetivo en lo que a reclutamiento se refiere es crecer, y crecer en número y calidad, y para ello tenemos que reclutar esas criaturas que nos permitirán reclutar otras criaturas aún mejores. Además, si vamos a sufrir bajas, ya sea como resultado de un combate o un acuerdo, hay que evaluar bien qué criaturas preferimos perder: aquellas que perjudiquen menos nuestro reclutamiento futuro.

En palabras todo esto suena muy complicado. Demasiados factores a tener en cuenta simultáneamente. Afortunadamente, contamos con una inestimable ayuda visual que nos ayuda a colocar a cada criatura en su sitio en lo que a valor se refiere: El Árbol de Reclutamiento.
Los colores indican los terrenos de reclutamiento. Verde claro, maleza (brush). Verde oscuro, jungla (jungle). 4 tonos de marrón nos indican, por su creciente tonalidad oscura, planicies (plains), bosques (woods), desierto (desert), y colinas (hills). El rojo indica montañas. El azul oscuro pantano (swamp), y el claro tundra.

El Árbol pone en orden a las criaturas y permite valorarlas de un sólo vistazo. En el nivel más bajo se encuentran las criaturas más básicas, las de menos valor. Las ramas ascedentes del Árbol nos indican las criaturas superiores que se reclutan a partir de las más básicas, y los colores de dichas ramas indican los terrenos de reclutamiento. Así, vemos que un Centauro es inferior a un León, que es inferior a un Minotauro, que a su vez es inferior a un Dragón, que por último es inferior al superior de entre todos: el Coloso.

También se puede reconocer que el Árbol está partido en dos secciones independientes entre sí. Hay una principal con casi todas las criaturas, y otra rama aparte con las criaturas de jungla/maleza que culmina con la Serpiente. La independencia es estricta. Con criaturas de una rama no se pueden reclutar criaturas de la otra, salvo que le legión correspondiente se mueva a una torre y decida reclutar una criatura base de la otra rama.

Las Criaturas Básicas: Las Criaturas de Torre.

Las Criaturas Básicas son aquellas 3 que componen la base del Árbol. Son el Centauro (dados 3, habilidad 4, 25 en total en juego), la Gárgola (D4, H3, volador, 21 en juego), y el Ogro (D6, H2, 25 en juego). Todas otorgan 12 Puntos de Experiencia (PX). Cada una de ellas puede ser reclutada en dos terrenos diferentes. El Centauro en las llanuras y bosques, la Gárgola en maleza y jungla, y el Ogro en colinas y marismas. Sin embargo, las tres pueden ser reclutadas por cualquier legión en una torre. Por eso también son conocidas como Tower Creatures o Criaturas de Torre.

Son criaturas de las que únicamente hay que reclutar las suficientes como para poder reclutar otras criaturas mejores. Una vez lo hayamos logrado, es mejor olvidarse de las Criaturas Básicas y concentrarse en tener más de las superiores.

Las Legiones Iniciales.

Al comienzo de la partida cada jugador cuenta con 2 de cada una de las Criaturas de Torre, más un Ángel y su Titán, y tiene que repartir estas 8 criaturas en dos legiones de igual fuerza. El Titán y el Ángel tienen que estar en legiones separadas. La distribución de las Legiones Iniciales es la primera decisión que ha de tomar un jugador. Equivocarse puede tener graves consecuencias.

Muchos jugadores novatos optan por repartir equitativamente sus fuerzas entre ambas Legiones Iniciales. Así, cada legión cuenta con una de cada de las Criaturas de Torre, más el Ángel o el Titán. La ventaja de este reparto - y la lógica que hay detrás del mismo - es que así la legión tiene prácticamente garantizada el reclutamiento porque puede reclutar en 7 terrenos diferentes.

Este punto de vista es el que da más importancia al número que a la calidad, y a la larga tiene un coste muy severo sobre el jugador que lo emplea. La práctica reconocida por los jugadores más veteranos consiste en hacer un reparto de 2 Centauros y 1 Gárgola en una legión, y 2 Ogros y la otra Gárgola en la otra, con el Titán y el Ángel yendo a una u otra legión según la preferencia del jugador.

¿Por qué esto es mejor?.

Con el reparto equitativo se tarda más en reclutar criaturas el nivel inmediatamente superior. Así, una pila con 1 centauro tarda 2 rondas en reclutar su primer León. Una con 2 centauros puede reclutar un León en su primer movimiento.

La diferencia entre ambas pilas se incrementa conforme ascendemos por el Árbol de Reclutamiento. La legión con 2 Centauros y 1 León puede reclutar más Leones tanto en llanuras como desierto, mientras que la de reparto equitativo que aún tiene 2 Centauros tras el primer reclutamiento en llanura tiene que volver a caer sobre este terreno para poder optar a reclutar su primer León. La legión con los centauros concentrados tiende a reclutar no sólo mejor, sino más rápido.

La misma norma se aplica a los Ogros, que pueden reclutar Trolls o Minotauros más rápidamente si comienzan juntos, que si están separados.

La separación de las Gárgolas se hace por un lado por necesidad, y por el otro porque son criaturas que reclutan tanto en maleza (brush) como en jungla, y como ambos terrenos son relativamente abundantes en el área de inicio de cada jugador, por lo que tienen menos problemas para ascender por el Árbol de reclutamiento que los Ogros y los Centauros por sí sólos.

Criaturitas. ¡No, gracias!. ¡Hay que dejarlas crecer!.

Creo que ya he dicho esto más arriba, pero para ir sobre seguro lo repito otra vez. No tienes mucho interés en reclutar y llenar tus legiones con Criaturas de Torre. Son las peores de todas y son víctimas fáciles de criaturas superiores. Tan sólo cabe plantearse reclutarlas con la intención de dejar una retaguardia de bajo valor de PX para cubrir una legión con las criaturas que nos interesan.

Otra situación en la que puede valer la pena el reclutamiento de Criaturas de Torre es precisamente si caemos en una torre y tenemos opción de recuperar una rama de reclutamiento que habíamos perdido. Por ejemplo, nos habían liquidado a todas las Gárgolas y se nos presenta la oportunidad de recuperar esa rama de reclutamiento. Sin embargo, si se va a hacer eso hay que estar muy seguro de que vamos a poder reclutar criaturas mayores con ese ramo. En el ejemplo de las Gárgolas, si apenas quedan Cíclopes, no vale la pena resucitar una Gárgola en nuestra legión.

Criaturas Medias. Nivel I.

Las primeras criaturas de nivel superior al básico que suelen reclutarse en grandes cantidades son los Cíclopes (D 9, H 2, 28 en juego, 18PX), los Leones (D 5, H3, 28 en juego, 15PX), y los Trolls (D8, H2, 28 en juego, 16PX). Tan sólo los Cíclopes y los Trolls suponen una mejora de calidad notable respecto a las Criaturas de Torre, y eso se debe más que nada a que pueden absorber una buena cantidad de daños. La utilidad que esto puede tener lo repasaremos en el artículo sobre terrenos y tácticas.

En su terreno natal los Cíclopes (jungla y maleza) y los Leones (en el desierto) tienen una ventaja más notable que los Trolls en el suyo (pantano y marisma).

Con esto ya está contada toda la utilidad que se puede extraer de estas criaturas, que carecen de habilidades de vuelo o disparo y en las que tampoco conviene recrearse demasiado. Sirven sobre todo como un escalón necesario en nuestro ascenso por el Árbol de Reclutamiento.  A pesar de ello suelen reclutarse en gran número porque para pasar al siguiente escalón en muchos casos hacen falta 3 de estas criaturas. El espacio que eso requiere dentro de cada legión obliga a "expulsar" de los mismos a los pares de Criaturas de Torre que hemos empleado en llegar hasta este punto. A menudo estos "desechos" sobreviven lo suficiente como para reclutar más Cíclopes, Trolls, y Leones, lo que amplía nuestras posibilidades de reclutamiento y permite que la rama sobreviva a la muerte de una legión más desarrollada. Además, son las criaturas más numerosas de todo el juego.

Criaturas Medias. Nivel II.

Mirando el Árbol ahora debería contar 7 criaturas en este nivel. Pero siguiendo los criterios de facilidad de reclutamiento y que otras criaturas permiten reclutar. Dejó fuera a los Exploradores (Rangers), las Gorgonas y los Behemoths. Eso nos deja en este nivel a los Wyvern (D7, H3, voladores, 18 en juego, 21PX), los Grifos (D5, H4, voladores y disparo, 18 en juego, 20PX), los Osos (Warbears) (D6, H3, 21 en juego, 18PX), y los Minotauros (D4, H4, disparo, 21 en juego, 16PX).

Los Osos y los Minotauros pueden reclutarse a partir de criaturas base. Centauros en bosques y ogros en colinas respectivamente. Pero hacen falta 3 Criaturas de Torre para 1 sólo de ellos, y además las colinas y los bosques no son terrenos que abunden precisamente. Hay 6 colinas y 6 bosques en total, todos en la serpentina, mientras que hay 7 desiertos y 15 marismas en total, tanto en la serpentina como en la cinta, por lo que es mucho más rápido usar las Criaturas de Torre para reclutar los Trolls y Leones en los terrenos más abundantes.

Por otra parte, reclutar Osos y Minotauros a base de Trolls y Leones requiere acceder a la siempre peligrosa centrífugadora, dónde se hallan los 3 terrenos de cada tipo (montaña y tundra) que nos permiten seguir está ruta. Así que para reclutar Minotauros y Osos hay dos caminos. El de las Criaturas de Torre que es más lento al principio, y el de los Leones y los Trolls, que es más rápido al principio pero que puede estancarse más tarde.

Wyverns y Grifos pueden ser reclutados en pantanos y desiertos a partir de 3 de Trolls y Leones respectivamente. Como estos terrenos son más abundantes que las montañas y tundras (3 de cada) o las colinas y los bosques (6 de cada), conseguir Wyverns y Grifos suele ser una vía de reclutamiento más "normal" para los Trolls y los Leones que reclutar los Osos y los Minotauros. Algo que ya hemos visto que puede resultar complicado, y para lo que además existe la alternativa de las Criaturas de Torre.

Todas estas son criaturas de cierta entidad, capaces de comerse a las Criaturas de Torre como si fueran pollos y de enfrentarse a los Trolls, Leones, y Cíclopes con posibilidades de supervivencia. Tal vez haya que ser un poco más cuidadoso con los Minotauros porque tienen una menor capacidad de absorción de daños. Sólo cuatro impactos.

Lo más importante de este nivel es que, llegados a este punto, aparece una bifurcación en el Árbol de Reclutamiento. Si nos decidimos por reclutar Minotauros y Osos, las legiones que los contengan apuntaran a reclutar Colosos por un camino algo largo que te obliga a permanecer junto a las Montañas y Tundras del centro del tablero. En cambio, si reclutas Grifos y Wyverns, lo máximo que podrán reclutar las legiones que lo contienen son Hidras, aunque de forma más rápida que los Colosos y por terrenos más abundantes y peligrosos que se hallan en la serpentina y la cinta (ver el artículo sobre el tablero en Titan). La decisión por uno u otro se toma al llegar a este punto.

Primer Callejón sin Salida. Los Enjambres.

En términos de la Evolución Biológica, un Callejón sin Salida Evolutivo consiste en una rama evolutiva condenada a no desarrollarse más y a extinguirse tarde o temprano.

Esta terminología científica encaja como un guante en la situación de 4 criaturas de Titan, de las que 2 corresponden al nivel medio II: los Exploradores (Rangers) (D 4, H 4, volador y disparo, 28 en juego, 16 PX), y las Gorgonas (D 6, H3, volador y disparo, 25 en juego, 18 PX).

Estas criaturas son un callejón sin salida porque no evolucionan a nada mejor. No se puede reclutar criaturas más poderosas a partir de ellas, tan sólo se puede reclutar más de ellas mismas o criaturas "inferiores" (las de nivel Medio I) que son las que se emplearon en reclutarlas en primer lugar. Lo peculiar de estos callejones sin salida es que se reclutan a sí mismos.

Tácticamente tienen la gran ventaja de que combinan las habilidades de vuelo y disparo, lo que les hará muy útiles en combates. Son un poco más débiles que las criaturas de Nivel II, pero les pueden hacer frente tanto a ellas como a las de Nivel I. Aunque no ganen la batalla, pueden eliminar a algunas de ellas.

La Gorgona, con 6 dados, tiene más aguante y posibilidades de sobrevivir un combate. La ventaja del Explorador es que se puede reclutar mucho más fácilmente. La Gorgona surge en los 18 terrenos de maleza, mientras que el Explorador puede reclutarse tanto en los 15 de marisma como en los 15 de llanura.

Lo que sucede en muchas ocasiones que he observado personalmente, es que tras reclutar uno o dos Exploradores, el jugador que los tiene los separa de su legión y, una vez sólos, los Exploradores reclutan más de si mismos con una rapidez pasmosa hasta crearse legiones llenas exclusivamente de ellos. Hacer esto lleva consigo el sacrificio de retrasar el reclutamiento de Grifos uno o dos turnos - lo cual va en contra de todo lo que he dicho hasta ahora - pero a cambio puedes formar un auténtico enjambre de Exploradores (legión con 7 exploradores) que tiene una única misión: lanzarse sobre legiones de tus adversarios con el objeto de matar criaturas clave para su reclutamiento.

Las Gorgonas también se pueden utilizar con este fin, pero con menos frecuencia porque se reclutan en menos terrenos y por lo tanto tardan más en formar los enjambres.

Criaturas Medias. Nivel III.

Este nivel está constituido por un triplete (de nuevo me dejo fuera dos criaturas que son callejones sin salida) que ya tiene unas estadísticas de dados y habilidad bastante imponentes. Son el Dragón (D9, H3, volador y disparo, 18 en juego, 27PX), el Gigante (D7, H4, disparo, 18 en juego, 28PX), y el Behemoth (D8, H3, 18 en juego, 24PX).

De los tres el menos poderoso es el Behemoth, al que de hecho he incluido en el nivel III en lugar de en el II porque tardan un tiempo en reclutarse, y suelen aparecer más tarde que las criaturas de nivel II. Esto se debe a que sólo crecen en junglas (hay 10 de ellas en todo el tablero) y requieren 3 Cíclopes. A menudo este triplete ciclópeo retrasa su formación un turno para crear una Gorgona, y para cuando ya está sobre el tablero a menudo se ve involucrado en un combate que lo elimina en todo o en parte y retrasa la aparición del primer Behemoth.

Las otras dos criaturas de nivel III son tremendamente poderosas, en especial el Dragón, pero son bastante más raras y difíciles de conseguir porque hace falta meterse en la exclusiva región central del tablero para lograrlo, y eso es algo que ya vimos en el artículo anterior que es bastante peligroso. Además para poder tener los Osos y los Minotauros suficientes para reclutar uno de ambos se ha tenido que recorrer un largo camino. Muchas de mis partidas acaban antes de que eso suceda. Eso sí, si se consigue un Gigante o, especialmente, un Dragón, tenemos criaturas que pueden hacer puré muchas de las criaturas de nivel II e inferiores. Otra ventaja que otorgan es cierta superioridad cualitativa que permiten que la legión que los contiene se quede en la centrifugadora sin apenas temer las legiones del resto de jugadores, lo que lleva a reclutar más Dragones y Gigantes.

Segundo Callejón sin Salida. Ángeles sin Alas y Bestias Pardas.

Llegado a este punto menciono otras dos criaturas que son, en sí mismas, callejones sin salida.

La primera es el Unicornio (D6, H4, 12 en juego, 24PX). Salvo por el hecho de que no vuela, tiene las mismas estadísticas que un Ángel, por lo que se le puede llamar "Ángel sin Alas". Se puede reclutar tanto en bosques como en colinas (6 espacios de cada uno). Dado que hay 12 en la caja, se pueden llegar a agotar relativamente rápido y jamás he visto que se forme una legión con más de dos de ellos. Como no tienen mucho futuro en reclutamiento, casi lo único que pueden hacer dentro de una legión es ocupar espacio que te puede hacer falta para reclutar criaturas más poderosas. Son un buen refuerzo en legiones que destacamos para atacar legiones fuertes de otros jugadores, y no es mala idea tener 1 ó 2 de ellos con tu Titán como protección.

El otro callejón sin salida es la 3ª criatura más poderosa de todo el tablero (si no contamos a los Titanes) y la justificación de porque has decidido reclutar Wyverns y/o Grifos en lugar de Osos y Minotauros. La Hidra (D10, H3, disparo, 10 en juego, 30PX) es una criatura fortísima que supera levemente a todas las de nivel III, y supera con mucho a todas las inferiores a ese nivel. Casi puede equipararse con los Colosos y las Serpientes que veremos ahora, pero cuenta con la ventaja de que se puede reclutar en más territorios (pantanos y desiertos, 6 de cada uno en el mapa), y por lo tanto se pueden lograr más rápida y fácilmente.

Tu estrategia de juego puede apuntar desde el inicio a intentar reclutar Hidras, con la idea de que podrás conseguirlas antes y en mayor número que las criaturas más poderosas. Entonces lanzas un ataque sobre las legiones enemigas y te llevas la partida.

No he llegado a ver muchas Hidras en mis partidas. Son más fáciles que los Dragones, los Gigantes, los Colosos y las Serpientes, pero tampoco por mucho, y muchas partidas mías se han acabado antes. Eso sí, la vez que me enfrente a una todavía está en mi memoria... mi legión fue exterminada y casi enteramente fue gracias a la Hidra de mi oponente.

Nivel Máximo.

Las Criaturas de nivel más elevado que pueden reclutarse son los Colosos (D10, H4, 10 en juego, 40PX) y las Serpientes (D18, H2, 10 en juego, 36PX). Ambas son criaturas extremadamente raras en mis partidas, que se han acabado antes de que pueda contemplar un enfrentamiento con una de ellas.

El camino que lleva al reclutamiento de una Serpiente es más sencillo y directo que el de un Coloso, pero el camino que lleva al mismo pasa primero por uno 2 terrenos (maleza y jungla) y luego sólo por uno (jungla). En cambio las primeras criaturas que conducen al reclutamiento de un Coloso se reclutan de una mayor variedad de terrenos, es tan sólo cuando tenemos que reclutar Dragones y Gigantes cuando nos vemos restringidos a 2 terrenos muy escasos (montañas y tundra). Son dos caminos diferentes que entrañan cada uno sus propias dificultades.

Es algo que trataremos mejor en el artículo de terrenos y tácticas, pero personalmente considero que el Coloso es más eficiente que la Serpiente. No obstante mucha gente considera que los 18 dados (!) que tira la serpiente en combate más que compensan de su baja habilidad y la hacen preferible al Coloso. Aparte de eso, conseguir una Serpiente no requiere meterse en el peligroso centro del tablero.

Las otras criaturas de torre: Los Semi-Lords.

Aparte de las 3 criaturas básicas con las que comenzábamos este análisis, hay otras dos criaturas que también pueden ser reclutadas, aunque con algunas restricciones. El juego las caracteriza como "Demi-Lords".

Para reclutar un Guardia (D12, H2, volador, 6 en juego, 24PX) es preciso mostrar 3 criaturas iguales en la legión reclutadora. Esto es algo perfectamente posible sin coste alguno para el jugador porque a lo largo de varios puntos del Árbol de Reclutamiento se exigen 3 criaturas iguales para reclutar una criatura mejor. Así, hacen falta 3 Leones para un Grifo, 3 Trolls para un Wyvern, 3 Centauros para un Oso, etc...

Por esto y por los 12 dados que tira en combate el Guardian parece una buena inversión en cualquier legión. El inconveniente que tiene es que fuera de una torre no puede reclutar nada de nada, y ocupa un espacio en la legión que podemos necesitar para reclutar alguna criatura valiosa. Debido a esto no considero inteligente acumular Guardianes en tus legiones. Si reclutas uno, es porque pretendes realizar un ataque con ese apilamiento y en el combate el Guardian puede cumplir una función muy específica que ya veremos en otro artículo.

La otra criatura de torre es el Hechicero (D5, H4, disparo, 6 en juego, 20PX). La mayor pega del Hechicero tiene lugar en su mismo reclutamiento, que requiere que mostremos que nuestro Titan se encuentra en la misma legión que se encuentra en la torre haciendo el reclutamiento. Es decir, hace falta revelar la localización de nuestro Titan. Naturalmente, si la localización de nuestro Titan ya ha sido revelada por algún enfrentamiento previo, entonces ese inconveniente desaparece.

A cambio de ello la mayor ventaja que tiene la legión con Hechiceros es unas criaturas con una buena habilidad de disparo, que puede pasar a través de unidades y no pierde efectividad a máxima distancia. El disparo de los Hechiceros es también el único que puede afectar a un Titan, que es inmune al resto de disparos. Es, por lo tanto, especialmente útil si vas atacar a la legión del Titan de otro jugador.

Lo mismo que el Guardian, el Hechicero no sirve para reclutar nada fuera de una torre, ocupa espacio, y además sus 5 dados lo hacen vulnerable a ataques de otras criaturas. En conjunto, valoro al Hechicero menos que al Guardian, y hace ya unas cuantas partidas que no veo que nadie quiera reclutarlo. Si tu Titan se ha quedado casi sólo como resultado de un combate y no tiene criaturas suficientes para hacer un reclutamiento valioso, el Hechicero es una buena solución de emergencia.

Tanto el Guardian como el Hechicero son criaturas que, una vez muertas, retornan a la reserva para poder ser reclutadas de nuevo. Algo que no pasa con todas las otras criaturas analizadas hasta ahora. Por eso y por todos los motivos comentados hasta ahora, no deberías aferrarte demasiado a tus Hechiceros y Guardianes, y deberías estar dispuesto a sacrificarlos.

Ángeles y Arcángeles.

Los Ángeles (D6, H4, volador, 18 en juego, 24PX) y los Arcángeles (D8, H4, volador, 6 en juego, 32PX) son criaturas bastante poderosas cuya principal característica es que no se reclutan en ningún terreno, sino sólo gracias a los puntos que consigues por ganar encuentros con las legiones de otros jugadores. Cada 100PX reclutas un Ángel, y cada 500PX reclutas un Arcángel en lugar de un Ángel.

100PX no son tan difíciles de conseguir. Llegar a 500PX implica una cierta duración de la partida y con casi toda seguridad haber matado algún Titán, lo que automáticamente te da el 50% de los PX que contienen las legiones del jugador eliminado, que fácilmente te pueden proporcionar entre 150 y 250PX. Con esto, ver varios Ángeles en las legiones de un jugador es bastante frecuente en partidas de Titan. Ver un Arcángel es casi tan raro como ver un Titan o una Serpiente, al menos en las partidas que yo he jugado.

Su habilidad voladora les permite colarse por detrás de la línea de batalla enemiga para intentar destruir una criatura específica. Esta criatura puede perfectamente ser el Titán enemigo, cuya fuerza es al inicio muy similar a la del Ángel. Como veremos en el artículo de las batallas, cuando dos criaturas de similar potencia se enzarzan en combate singular el resultado más habitual es que ambas acaban muertas. La diferencia entre un Titan muerto y un Ángel muerto es que el dueño del Titan no se puede permitir ese resultado que le elimina de la partida, y el propietario del Ángel sí porque sigue en el juego.

Incluso si no hay un Titan en la legión enemiga, el Ángel o Arcángel sigue siendo bastante efectivo contra un buen número de las criaturas del Árbol. Tienen una leve ventaja sobre las criaturas de Nivel II, y son bastante letales contra todas las criaturas por debajo de ese nivel. En este aspecto el Ángel puede ser bastante útil intentando matar una criatura crucial para el reclutamiento sucesivo del jugador enemigo, con el objeto de retrasarlo varias rondas.

Perder un Ángel o Arcángel no es definitivo, puesto que son criaturas que una vez muertas vuelven a la caja, de dónde pueden ser reclutadas de nuevo.

Por último, si atacamos con una legión a otro jugador, durante el combate tenemos la posibilidad de "llamar" como refuerzo a un Ángel o Arcángel de otra de nuestras legiones que no este enzarzada. De hecho, el mismo Ángel puede participar en varios ataques del jugador propietario del mismo en una misma ronda, a medida que va siendo llamado de uno a otro, y siempre y cuando sobreviva a cada combate.

Todas estás características invitan a jugar agresivamente con los Ángeles. Son claramente criaturas de ataque. Aún más porque no reclutan nada por sí solas moviéndose por el tablero, tan sólo matando y acumulando puntos.

Sin embargo, antes de que lancéis vuestros Ángeles al ataque a las primeras de cambio tengo que aclarar que "jugar agresivamente" no es lo mismo que "los voy a lanzar al ataque sin pensármelo mucho, a ver que pasa". Cada combate puede suponer la muerte del Ángel o Ángeles en cuestión, y tampoco son unas criaturas tan fáciles de reclutar como para que vayamos a perderlas por nada. El ataque tiene que tener un objetivo que compense del riesgo que estamos corriendo. En el orden de prioridades cargarse al Titan enemigo está en lo más alto de la lista. Después de eso viene el cargarse alguna criatura esencial para el reclutamiento del adversario. El último objetivo que se me ocurre es táctico: liquidar una legión que nos estorba en nuestro movimiento. En este último caso es preferible dejar los Ángeles en segunda fila durante el combate, e involucrarlos en la lucha únicamente para liquidar los restos de los enemigos. Perder un Ángel a cambio de matar 2 ó 3 criaturas de segunda o tercera fila es un desperdicio.

La habilidad de "llamar" a los Ángeles en los ataques y su reclutamiento por puntos ganados en combate permite concentrar varios de ellos en una misma legión y formar un enjambre más poderoso que otro similar de Exploradores o Gorgonas. Yo he llegado a formar un "mini-enjambre" con 3 Ángeles en una legión junto con otras criaturas. Es perfectamente posible acumular más en una misma legión. Cuando tienes tanta potencia acumulada en una única legión te conviene emplearla cuanto antes atacando y matando enemigos. Cuanto más tardes en hacerlo más se reforzara tu adversario y entonces lamentaras no haber atacado antes. En este caso si que conviene ser un tanto suicida, aunque eso no quita que, como de costumbre, intentemos maximizar el rendimiento del riesgo que estamos asumiendo.

Los Titanes.

Cada jugador cuenta con un único Titan en sus legiones. Este Titan encarna al jugador sobre el tablero. Si lo matan, el jugador ha perdido. Si un jugador consigue sobrevivir a las muertes de los Titanes de los demás jugadores, ha ganado la partida. En alguna ocasión he llegado a ver como los dos últimos Titanes se mataban mutuamente y la partida quedaba desierta.

El Titan comienza la partida con la misma fuerza que un Ángel (D6, H4) a la cual va sumando un dado por cada 100PX acumulados. Si se alcanzan los 400PX el Titan gana la habilidad de teletransportarse hacia cualquier legión enemiga al sacar un 6 en la tirada de movimiento.

La función principal del Titan es quedarse en casa, y a ser posible escondido. Es preferible no atacar con su legión, ni exponerlo al ataque de un adversario. Y si el encuentro con otra legión enemiga es inevitable, negociar concesiones con el otro jugador para mantener la situación de tu Titan oculta al resto de jugadores puede llegar a valer el sacrificio de una o dos piezas.

Si a pesar de todo el Titan se ve involucrado en combate, hay que procurar tenerlo lo más lejos posible de otras criaturas enemigas, a ser posible bloqueando con nuestras propias criaturas los espacios desde dónde el Titan podría ser atacado, especialmente si el adversario cuenta con criaturas voladoras que pueden saltarse a los acompañantes de nuestro Titan si los adelantamos demasiado. No hay que confiarse para nada. En más de una ocasión he visto como una criatura básica con mucha suerte en los dados - y mucha mala suerte en los dados del Titan - acababa matando al líder enemigo. No vale la pena arriesgarse a menos que no quede otro remedio. Si perdemos al Titan, lo perdemos todo.

Aún así hay un estilo de juego que hace uso de la habilidad de teletransporte del Titan a los 400PX para tenerle machacando legiones enemigas sin piedad saltando sobre ellas al primer 6 que salga en la tirada de movimiento. He leído sobre ello, aunque no lo he visto en práctica porque por un lado requiere que la partida duré hasta cierto punto, y por otro tan sólo es aconsejable hacerlo cuando el Titan está acompañado de una nutrida escolta de criaturas de lo más selecto de nuestro repertorio. En ese caso podemos tener el martillo pilón ideal para ir machacando a los otros jugadores e intentar acabar el juego de manera más o menos rápida.

Dividiendo legiones.

Tarde o temprano la legión del Titan crece hasta el máximo de 7 criaturas, y para seguir creciendo hace falta hacer una partición y separar esa legión en dos. La doctrina estándar es que la partición ha de ser de 5 criaturas incluido el Titan, y las 2 criaturas de menor valor aparte en otra legión. De hecho, esta partición 2-5 es la clásica que debemos practicar con todas nuestras legiones, no sólo con la del Titan.

Sin embargo, una estrategia que se puede plantear para ocultar al Titan el mayor tiempo posible es hacer "particiones engañosas" de la legión del Titan. Es posible que los jugadores más experimentados conozcan la legión dónde se encuentra tu Titan aunque no lo reveles nunca. Una "partición engañosa" es una forma de darles esquinazo dejando al Titan en la legión más pequeña. Por ejemplo, dejarlo en la legión más pequeña de una partición de 3-4. O si la legión tiene 6 criaturas, hacer una partición 3-3. Sin embargo esto es recomendable únicamente si el tablero se encuentra relativamente vacío y no hay legiones enemigas en las cercanías del Titan, porque implica dejarlo en una situación tan vulnerable por un tiempo que no compensa de la supuesta ocultación que logramos.

Como ya se ha indicado, las legiones han de partirse únicamente al llegar a 7 criaturas, y únicamente con la estructura 2-5. En ningún caso hacer particiones antes de las 7 criaturas, ni con estructuras diferentes. Hacer particiones "triples", es decir, sacar 3 legiones de una legión de 7 criaturas con el objeto de reclutar más rápido, tampoco es recomendable por la vulnerabilidad de las legiones pequeñas. Además, las legiones a menudo sólo pueden reclutar criaturas pequeñas. He visto esta táctica empleada por novatos al inicio de sus partidas, cuando el tablero aún no está demasiado lleno, lo que en ocasiones les permite salirse con la suya, pero es cuyas supuestas ventajas considero están ampliamente superadas por sus desventajas.

Conclusiones

Resumiendo todo lo que he contado hasta ahora. Las normas básicas a seguir (siguen siendo unas cuantas, lo siento) son:

  • La partición inicial de legiones ha de ser 2 ogros y 1 gárgola en una legión, y 2 centauros y la otra gárgola en la otra legión. Dejar al Titan o al Ángel en una u otra según según se desee.
  • No partir ninguna legión antes de llegar a las 7 criaturas, y cuando se haga la separación ha de ser las 5 mejores criaturas en una legión y las 2 criaturas de menor valor en otra legión.
  • Plantearse uno de tres objetivos de criaturas valiosas a reclutar con cada una de nuestras legiones tras los primeros turnos: Serpientes, Hidras, o Colosos. Dependerá de los reclutamientos que vayamos logrando en esas primeras rondas.
  • Intentar llegar a ese objetivo lo más rápido posible, sin desviarse. Esto exige que en ocasiones tengamos que reclutar una 3ª criatura de un mismo tipo en una legión, en lugar de otra diferente que podemos reclutar con las 2 ya existentes. Por ejemplo, reclutar un 3er León en lugar de un Explorador para intentar llegar lo antes posible al Grifo.
  • Desviarse de la regla anterior para reclutar enjambres de Gorgonas o Exploradores sólo es recomendable cuando ya tenemos otra legión con 3 Cíclopes, 3 Leones, o 3 Trolls, según sea el caso. Otra situación en la que conviene hacer esto es cuando otro jugador nos lleva mucha ventaja en el Árbol de reclutamiento, y queremos los enjambres para matarle criaturas reclutadoras clave y demorar su ascenso por el Árbol.
  • Ser muy consciente de la bifurcación que existe entre Wyverns-Grifos y Osos-Minotauros. Los primeros nos llevan a las Hidras por una atajo, los segundos nos llevan a los Colosos por el camino más largo y peligroso.
  • Reclutar no es obligatorio. Si ves que una legión se está quedando acorralada y la van a machacar los otros jugadores, cada criatura que le añadas es carnaza y PX para los otros jugadores. Si aceptas la situación cuanto antes y omites el reclutamiento con esa legión, no estarás haciendo un regalo a tus enemigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada