domingo, 13 de enero de 2013

Club Friedrich, Sesión del 12 de enero

Ahora, un poco de autobombo.

Sobre todo a iniciativa de Ringard, pero también con apoyo de algunos amigos suyos entre los que me cuento, tenemos organizado un Club de Friedrich en Galapagar, al noroeste de Madrid.

Ringard ha conseguido que la sala del Club de Ajedrez en el Polideportivo de dicha localidad este a nuestra disposición. Nos reunimos allí un sábado de cada mes. El propósito de dicho club es triple. A saber:

a) Montar nuestras partidas de Friedrich, y así entrenarnos para el campeonato que previsiblemente se celebre en Berlin entre el 20 y el 22 de septiembre.
b) Enseñar el reglamento y a jugar a aquellos que estén interesados, sin contraprestación alguna. Vamos, que estamos a la caza de nuevos adeptos.
c) Organizar y promover el Campeonato Abierto de Friedrich de España en el puente de mayo (1-3 de mayo) en Galapagar.

Tras haber sufrido dos experiencias desagradables con el horario del polideportivo, la reunión de diciembre transcurrió por fin como la seda con la participación de 8 personas simultáneamente en dos mesas.

Ya para la reunión de enero el club ha adquirido cierta rutina en los procedimientos, y dada la estabilidad de esta actividad nuestra, y que necesitamos gente para impulsar el proyecto, es de justicia que relate el trascurso de estas reuniones.

El día 12 quedamos a las 11 de la mañana. El polideportivo está abierto hasta las 14:00 y después vuelve a abrir a las 16:00 hasta las 20:00. De manera que se suelen establecer como dos "turnos": uno de mañana y otro de tarde. Ya sea porque aspiro a jugar una partida larga o dos partidas el mismo día, acudo por la mañana.

El aparcamiento en Galapagar el sábado por la mañana es un tanto complicado. Por la tarde, en cambio, no hay problema. Afortunadamente, cuando uno llega Ringard ya ha colocado las mesas y tableros, y si hay jugadores suficientes la partida puede comenzar de manera inmediata. Flojic y yo llegamos puntualmente, C_M un poco más tarde por el tema del aparcamiento, y Rf. llegó algo más tarde aún por eso de que era sábado y a todos nos cuesta levantarnos.

Sorteamos bandos y comenzamos a jugar en torno a eso de las 12. Yo asumía el papel de Friedrich, Flojic el de Rusia/Suecia, C_M tomaba el control de Francia, y Rf. se ponía cómodo en el asiento correspondiente a Austria/Imperio. Ringard se quedaba observando y libre para enseñar el juego a cualquier otro que viniese por allí, como así sucedió.

Sobre todo por el fiasco de nuestras dos primeras reuniones del club, me encuentro bastante desentrenado. Hace 4 meses que no juego ni con Prusia ni Austria, y eso se notó en esta partida. Aguante hasta el turno 13. Bien es cierto que la primera carta del destino - Poemas - redujo de 7 a 5 las cartas que robaba por turno. Pero aún así creo que hubiera podido salvar la situación si no hubiera cometido un error de base más adelante.
Pinchar sobre la imagen. Esta es la situación cuando salió la primera carta del destino (final del 6º turno). Prusia Oriental está aún sin conquistar enteramente, La situación en Silesia y Sajonia está controlada, aunque Rf. pronto comenzará a meter más presión y conquistar más banderas.  A Francia le faltaba conquistar únicamente Magdeburgo, pero mi amplia mano de corazones me daba confianza en mantenerle ocupado allí durante mucho tiempo.

Y es que mi defensa hasta entonces era bastante satisfactoria. Más o menos estaban todos los frentes controlados, salvo el francés. C_M había barrido uno de mis ejércitos hanoverianos, y al otro le sucedería pronto lo mismo.

Al terminar el 8º turno hicimos la pausa para almorzar. Francia seguía atascada en Magdeburgo, pero los hannoverianos estaban en posición de liberar algunas localidades conquistadas en la retaguardia de los franceses, con lo que la lucha por Magdeburgo iba a perder relevancia. Contra Rusia la situación se mantenía estable, aunque Suecia hacía grandes progresos. Rf. había lanzado ya a los austríacos poniendo toda la carne en el asador, había conquistado varias banderas en Silesia, y me había forzado a gastar 2 reservas en Sajonia mientras Friedrich cazaba al ejército imperial cerca del sur de Hannover.
Pinchar sobre la imagen. Situación al final del 8º turno, cuando marchamos para almorzar.


A la vuelta de la comida - en un bar del pueblo - el noveno turno se completó con el abandono de Suecia, lo cual apenas generó alegría o pena. De ahí en adelante la situación fue en declive porque dejé que mi general nº7 fuese acorralado por los rusos en Vorpommern-Kammin (en el sector de tréboles al noreste de Berlin). Flojic me crujió en un batalla con cerco y haciéndome gastar mis tréboles con sus diamantes. 

Tras eso, me aferré a Küstrin (el objetivo ruso más al sur, en el sector de corazones), pero gasté mis últimas cartas de corazones allí y lo perdí junto con la partida. Victoria para los rusos liderados por Flojic.
Pinchar sobre la imagen. Situación al final de la partida. Las zarpas son las de Rf. recogiendo.

El error principal que cometí en esta partida fue falta de agresividad. Me conformé con hacer permanentes retiradas de un espacio todo el rato, cediendo terreno muy lentamente. Me fue bastante bien durante unos 10 turnos, pero llegó un punto en el cual está táctica me salía más cara en cartas que utilizar mi superioridad en algún palo en concreto para forzar una batalla decisiva contra algún contrincante y obtener así un respiro de unos turnos en algún frente.

Tenía oportunidades para ello, a pesar de los dichosos Poemas. Inicialmente mi mano de cartas estaba muy cargada de tréboles, con lo que podía haberle sacudido al ruso de manera bastante notable. También notaba como Francia estaba muy floja de corazones, pero en lugar de contraatacarla en Magdeburgo me gasté un montón de cartas y puntos solamente en mantenerla allí, haciendo presión turno a turno.

Si puedo achacar mi falta de agresividad a algo, es a cierto desánimo que sufrí por la temprana reducción de mis subsidios por los Poemas. La psicología es muy importante en este juego en general, y aún más si se lleva al prusiano.

Los demás jugadores fueron muy competentes, en general, y fue un placer haber jugado con ellos. Tan sólo veo alguna pega en la facilidad con la que C_M dejó que los hannoverianos le arrebataron dos objetivos, pero yo tampoco supe sacar partido de ello. Rf. es especialmente apto como jugador austríaco. Sabe cuando esperar y cuando atacar, utiliza su superioridad numérica, e incluso presta apoyo a otros jugadores. Incluso si Rusia o Francia hubieran abandonado más temprano, él hubiera sido quién más posibilidades tenía para ganar.

 **************************

Tras esta derrota se iba a comenzar otra partida con Will como prusiano, Ringard como ruso/sueco, Dariorex en el timón de Austria, y yo dirigiendo a los ejércitos franceses.

Will tiene un bagaje de partidas menor que el mío y, lo mismo que yo, no ha jugado mucho últimamente. Su Prusia fue derrotada al terminar el turno 8º cuando la súbita muerte de la zarina otorgó una victoria automática a los suecos, que habían logrado todos sus objetivos primarios. No es una ocurrencia muy frecuente, pero puede suceder perfectamente porque hay cierta tendencia a ignorar al minúsculo ejército verdeclaro.

Incluso sin el evento que puso fin a la partida, la defensa de Will estaba colapsando rápidamente y aquello hubiera concluido por la victoria de uno de los bandos. Mis franceses estaban bendecidos por una generosa mano de cartas de corazones y terminé la partida con 9 objetivos sobre 10. Dariorex se tuvo que marchar al final del turno 5º, y fue reemplazado por C_M. Éste logró reventar las fuerzas prusianas en Silesia, y tan sólo le quedaban unos pocos objetivos.

****************************

El que este interesado, puede apuntarse contactando conmigo o, a través de la labsk.net con Ringard. ¡Os esperamos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada