viernes, 8 de junio de 2012

Nein! Nein! Nein!

He pasado la mitad de mayo de vacaciones, y la otra mitad con un virus en ordenador. De ahí mi silencio. Lo único que me quedaba para continuar accediendo a internet desde casa es un iPad. No es una mala maquina. Tiene unas prestaciones fenomenales. Pero me manejo mucho mejor con el ratón y el teclado que manchando la pantalla con mis dedos. Escribiré con mis capacidades algo limitadas, y lo que pienso acerca de Steve Jobs y sus secuaces me lo guardo para otra entrada. 

Y es que ahora mismo esta pasando de todo. En esta crisis que lleva años y durara muchos mas hemos entrado en la fase decisiva. Recientemente he hablado con varios amigos acerca de como comenzó todo esto. Es un tema de conversación interesante, pero fútil. Olvidad el Tratado de Maastrich y todos los políticos, ministros, y jefes de estado de hace 20, 10, o 5 años. Ninguno sabia realmente lo que estaba haciendo en esos momentos. Sin embargo, es en las próximas semanas cuando se va a determinar que, como y cuanto de lo ya establecido (el euro y la UE) se va a poder salvar, o si en cambio vamos a entrar en un periodo de caos cuyo resultado final es imposible prever. 

Es ahora, mas que nunca en los últimos 70 años, cuando en Europa y en el mundo se va a comprobar si los jefes de gobierno de ciertos países (España excluida, por supuesto, que esto no es ni el ABC ni La Razon) son auténticos líderes, o en cambio unos oportunistas que consiguieron trepar a su posición actual, esperando que su tarea consistiese en dejarse llevar por los eventos. No me preguntéis, porque no lo se. Tan solo me queda esperar lo mejor... Pareceré tremendista. No pronostico el Apocalipsis. Este es solo uno de los posibles resultados de una situación tan incierta como la actual. 

Y no soy yo el único en contemplar el fin del euro como algo bastante probable en la actualidad. Paul Krugman abrió fuego a mediados de mayo con un pequeño articulo ("Eurodammeung") que no consigo enlazar en esta mierda de iPad. He leído muchos mas artículos estas semanas. Mis favoritos los he encontrado en la edición digital de "Der Spiegel", bajo el titulo "Die Spur des Geldes" (El rastro del dinero) por un tal Wolfgang Muenchau. No tiene la reputación de Krugman, pero proporcionan una visión del asunto desde el punto de vista alemán. 

En Grecia ya no aguantan mas. Allí el problema es que se han estado corriendo la juerga padre a costa de endeudar el Estado, y cuando el gobierno heleno tiene que recortar gastos para poder pagar los salarios de sus funcionarios, la economía se resiente enormemente porque el gobierno es el agente economico numero uno (y a veces el único). Consecuencia: la economía se resiente, la gente se empobrece, y si alguien te dice que te va a sacar del aprieto no te paras a pensar como va a conseguirlo. Le haces caso. 

Aquí en España se ha pensado durante varios años que el problema era también un gobierno manirroto como el de Grecia. No voy a negar que los gobiernos aquí resultan bastante ineficientes en sus actividades, pero tan solo hace falta comprobar las cifras de déficit publico en la pagina del INE para constatar que los gobiernos de España, ya sea socialistas de palo o conservadores católicos, han sido de lo mas ahorradores. Nuestra deuda publica - incluido la que se le había "olvidado" a algunas comunidades autónomas - no supera el 80% del PIB nacional. Inferior incluso al de Alemania. Vamos, que incluso en los mejores tiempos de bonanza nuestros gobernantes se gastaban una mierda en el "españolito de a pie". Aquí no hay "estado del bienestar" al menos desde los años 90, cuando nuestros dos principales partidos políticos desmontaron la poca inversión social que ya había. 

No ha servido de nada. Si en España no se endeudaba el sector publico, si que lo hacia a saco el privado, a través de unos bancos y cajas que iban como motos. Todos lo sabíamos, y en Berlin también: no hay que sanear el estado, sino los bancos. Pero aquí no hay gobierno con cojones para soportar abiertamente la impopularidad de meter dinero a saco. Y en el Bundestag han esperado a que algún gobierno español haga justo eso, porque así no tendrán que poner un céntimo. 

El tiempo de la espera ya se acabo. Bankia palmo y nos va costar 2 veces y media lo ahorrado en unos recortes de sanidad que ya era exigua antes. Pagar el resto de la juerga bancaria española nos subiría el endeudamiento publico desde el 80% hasta el 90% del PIB. Lo cual seria razonable si no hiciese también dispararse hasta lo insostenible el tipo de interés de la deuda publica, de manera que aquí currariamos solo para pagar los intereses, por los siglos de los siglos. Amen. 

Por mucho que el gobierno lo niegue, de esta solo salimos con ayuda. El problema es como conseguirla. No nos la van a dar sin mas, y punto. Va a ser preciso ceder partes de nuestra soberanía. No me parece tan malo habiendo visto lo que han conseguido los impresentables locales. Lo que pasa es que los alemanes y otros señores no quieren porque van a tener que poner la pasta y ceder también ellos soberanía. Y no ven justo pagar ellos por los errores de otros. Si. Es cierto. Los alemanes se han beneficiado tanto o mas que nosotros de la unión monetaria. La quiebra de dicha unión también les supondría perdidas muy severas, tan grandes que son lo único que ha impedido que tiren la toalla hasta ahora. 

Pero lo que en el fondo me preocupa es la sensación de que en Alemania están tan hartos de esta crisis como lo estamos nosotros, aunque por diferentes razones. Si nosotros estamos cansados del creciente paro, del paron económico, de las subidas de impuestos y precios, y los recortes de servicios, derechos y salarios. Allí lo que les cansa es que tras haber puesto un paston, haya que seguir poniendo aun mas. ¿Es que no se va a acabar nunca? En la misma pagina de "Der Spiegel" ayer era noticia la movilización de las 350 empresas familiares mas importantes del país en contra de la ampliación de los fondos de ayuda. Hoy, al anunciar la posibilidad de que el gobierno de Rajoy pida acogerse al rescate, he podido leer una decena de comentarios de esta noticia. Ninguno lo acogía de manera positiva. En Alemania, o no hay nadie que defienda la ampliación de los rescates, o si lo hay prefiere quedarse callado. 

Como muy bien dice Wolfgang Muenchau, Angela Merkel no ha preparado a los ciudadanos alemanes para las dos alternativas que se presentan: pagar y ceder soberanía a organismos europeos comunes, o mandarlo todo a tomar por culo, mantener la soberanía, y pagar igualmente. Parece que no pocos alemanes consideran viable ya decir "Nein! Nein! Nein!", y que ademas les salga barato. En fin, espero que al final se imponga la sensatez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada