martes, 17 de mayo de 2011

The Wire



En mi opinión, The Wire es la mejor serie de televisión que he visto hasta ahora. Así. Directamente. Cada uno tendrá su serie favorita, ya lo sé. No es mi intención demostrar que es la mejor serie del mundo mundial, ni nada parecido. Es mi favorita, y nada más. Este blog se escribe más que nada para manifestar mis opiniones y gustos. Los demás tendrán los suyos y estarán muy bien, para ellos. Yo tengo los míos. Mis gustos no son mejores que los de nadie, y viceversa.

The Wire es una serie que trata sobre la vida y la muerte en la ciudad de Baltimore, en la costa este de los Estados Juntitos. Comienza de manera poco intensa y emocionante como otras muchas series policiacas que hayáis podido ver. De un lado los polis, del otro los narcotraficantes. Poco a poco, capítulo a capítulo, sin golpes de efecto, ni cliffhangers, ni giros argumentales bruscos e inesperados, ni personajes sorpresa que salen de la nada y lo revuelven todo, la lucha entre el crimen y la ley va extendiendose y absorbiendo cada vez a más y más ámbitos de la vida de una ciudad decadente. Lo que al comienzo era una historia policiaca se acaba convirtiendo en una obra coral. Un pequeño grupo de policias siguen siendo los protagonistas a lo largo de las 5 temporadas (de 10-12 capítulos cada una) que constituyen la serie, pero la cantidad de personajes que - cada uno con su propia importancia - participan en una o más temporadas es tal que prefiero pasar de mencionar uno solo de ellos. Si lo hiciera, tendría que empezar a contar sobre los otros, y esta entrada se haría demasiado larga.

Y es que lo mejor que tiene The Wire es que educa. A través de las interrelaciones entre personajes de lo más variado nos muestra como funcionan las cosas. Si bien los personajes y la trama son ficticios, el escenario - Baltimore - es real, y lo que sucede en la serie no desentona para nada con ese trasfondo hasta el punto en que no parece absurdo suponer que los acontecimientos de la serie podrían tener lugar (o haber tenido lugar) en la vida real.

Cuando veía "Dexter" me entretenía. Viendo The Wire me he enterado de como puede ser la realidad "detrás de las bambalinas", me he sentido informado, enriquecido. No solo he pasado un buen rato, sino que he ganado nuevas perspectivas acerca del mundo que me rodea.

¿Como lo consiguen?. En la serie, cada capítulo es tan sólo un ladrillo más en la historia. Así, no sigue la estructura de "capítulos autocontenidos" de muchas series americanas clásicas, en las que en un mismo capítulo se abren y cierran unas tramas determinadas. En The Wire todos los capítulos cuentan algo esencial acerca de la historia. Todos son igual de importantes y no hay ninguno de relleno, como sucedía en toda la 3ª temporada de Galactica, o en al menos uno de los capítulos de la primera temporada (la única que he visto hasta ahora) de "Los Soprano". Lo que si es "autocontenido" son las temporadas. Puedes terminar de ver la primera temporada, y no ver más de la serie. Y esta bien. Y entonces ves la segunda temporada y al terminarla dices "bien, se ha terminado". Y te puedes considerar satisfecho. Y entonces ves la tercera, y el final te dice otra vez que la historia se ha acabado y que queda poco más que contar. Y así con todas las temporadas, cada una de las cuales es una historia más o menos independiente de las otras, porque se centra en un aspecto diferente. La primera trata acerca del narcotrafico, la segunda acerca de los muelles, la tercera acerca de la política, la cuarta acerca del sistema escolar, y la última acerca de la prensa.

No hay apresuramiento, no hay flashbacks para apañar fallos del guion. La historia sigue su propio rumbo, su propia lógica, mientras algunos personajes ascienden y otros caen. Nadie es más especial que nadie, y todos son vulnerables y poderosos a la vez. Técnicamente, y argumentalmente, una obra maestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada